.Técnica de las Notas en el Siku

Fernando Jiménez posee una técnica envidiable

Dentro de éste epígrafe se verán la formas de soplar las notas de una melodía de manera que suene según el gusto personal del intérprete. Intervienen la respiración en cuanto elemento aéreo, los pulmones como fuelle y por tanto motor que nos proporcionará la fuerza necesaria para mover la columna de aire el tubo que soplemos, el diafragma como elemento regulador de la presión de soplo y modulador del mismo, las cuerdas vocales en cuanto moduladoras también del soplo, y finalmente, la lengua y los labios como elementos impulsores y válvulas del filete de aire que hará sonar el tubo.



Notas lisas:

Se entiende por nota lisa aquella que se emite utilizando la corriente de aire tal y como sale de los pulmones, es decir sin ningún tipo de modulación. Este tipo de ejecución solo aparece en la práctica en notas de mediana duración y, por supuesto, no al comienzo de la nota. Para aclarar esto diré que en su ejecución sólo intervienen los pulmones, por tanto no está modulada y no intervienen la lengua ni los labios, ni el diafragma ; resumiendo, se trata de soplar como si estuviéramos apagando una vela.



Notas vibradas o moduladas:

Por modulación se entiende el superponer a una onda de cierta frecuencia otra, pero de frecuencia menor. Esto es lo que se origina cuando un violinista o un guitarrista le imprime al dedo que pisa la cuerda en el mástil, un movimiento rápido de vaivén consiguiendo un sonido distinto del que sacaría si no lo moviese.
En nuestro caso, la frecuencia superpuesta a la nota dada se consigue bien con el diafragma, haciéndolo oscilar, o bien con las cuerdas vocales.
Si vibramos la nota con el diafragma conseguiremos darle mayor dulzura, así como aumentar o disminuir la frecuencia moduladora según la melodía a interpretar o bien el gusto del intérprete. Notaremos que estamos haciendo vibrato diafragmático en que oscilará el abdomen, lo cual se verá y conseguirá más fácilmente si tocamos en posición un poco recostada. En cuanto a la modulación de garganta hemos de decir que no es muy conveniente porque es más violenta y tiene el problema de que es muy fácil que se produzcan ruidos guturales accesorios y nada recomendables.
Este tipo de modulación se produce al cerrarse y abrirse con cierta frecuencia las cuerdas vocales pero sin obstruir totalmente la tráquea. Entonces, a veces se cierran en demasía haciendo que además del aire salga algún tipo d ruido que se añade al sonido del tubo. No obstante, esto no implica que no se utilice, ni que no se pueda hacer con perfecta limpieza.



Notas acentuadas:

El concepto de nota acentuada se refiere más al compás y al ritmo que a la ejecución de la misma. La acentuación, como muy bien dice la palabra, consiste en provocar un aumento de volumen, respecto a la línea general, en una nota determinada ; esto se consigue punteando con la lengua es decir impulsando el aire con la lengua, además de soplar un poco más fuerte. También se puede acentuar una nota impulsando el aire con los labios en vez de hacerlo con la lengua ; con esto se consigue un sonido más algodonado, pero también las posibilidades de tomar velocidad son menores ya que, sabido es de todos, la lengua es un músculo más ágil y veloz que los labios, por tanto siempre que tengamos que hacer una escala más o menos rápida, es preferible marcar las notas con la lengua antes que con los labios.



Los medios tonos:

La escala de la Malta es diatónica, y al estar en tono de Sol Mayor tiene la siguiente escala:

SOL LA SI DO RE MI FA #

Sin embargo se puede tocar en todos los tonos conocidos, sabiendo hacer las notas que le faltan a ésta tonalidad. Las notas que la Malta no da de manera simple son cinco, en orden ascendente:

DO # RE # FA SOL # LA #

De las 13 notas reales que la Malta puede dar se suman diez más, con un total de 23 notas básicas. Para conseguirlas, dado que la nota real de un tubo no se puede subir, hay que bajar el sonido de las cañas que tenemos. Para ello se tapa aproximadamente media entrada de la embocadura del tubo, con el labio inferior. Este ejercicio resulta fácil en la Ira, pero si la Arka carece de carril vertical, inventado y desarrollado en este trabajo por mí, resulta casi imposible de realizar.
La dificultad más grande está en saber tapar de golpe el tubo, dando exactamente la nota deseada. También hay que conocer el lugar donde podemos obtener esa nota, y para ello basta buscar la caña que sea medio tono más alta de la que queremos.
En el pentagrama siguiente las notas blancas son las notas que la Malta posee, y las notas negras son las notas obtenidas del rebajamiento de las que les siguen en ascendencia.



Pentagrama de notas naturales y rebajadas

Para facilitar el trabajo de buscar cada vez las notas que hay que tocar cuando se cambia de tonalidad, doy ahora las escalas con las notas de todos los tonos, con su relativo esquema para ir siempre derechos y firmes a la nota exacta.

Tono de Do Mayor, relativo de LA menor:

DO RE MI FA SOL LA SI

Tono de RE bemol Mayor, relativo de SI bemol menor:

REb MIb FA SOLb LAb SIb DO

Tono de RE Mayor, relativo de SI menor:

RE MI FA# SOL LA SI DO#

Tono de MI bemol Mayor, relativo de DO menor:

MIb FA SOL LAb SIb DO RE

Tono de MI Mayor, relativo de DO sostenido menor:

MI FA# SOL# LA SI DO# RE#

Tono de FA Mayor, relativo de RE menor:

FA SOL LA SIb DO RE MI

Tono de SOL bemol Mayor, relativo de MI bemol menor:

SOLb LAb SIb DOb REb MIb FA

Tono de SOL Mayor, relativo de MI menor:

SOL LA SI DO RE MI FA# SOL

Tono de LA bemol Mayor, relativo de FA menor:

LAb SIb DO REb MIb FA SOL

Tono de LA Mayor, relativo de FA sostenido menor:

LA SI DO# RE MI FA# SOL#

Tono de SI bemol Mayor, relativo de SOL menor:

SIb DO RE MIb FA SOL LA

Tono de SI Mayor, relativo de SOL sostenido menor:

SI DO# RE# MI FA# SOL# LA#



La escala de los armónicos:

Siguiendo en ascendencia los armónicos naturales de la Malta, obtenemos la siguiente escala:

LA (reA); SI (mi I); DO# (fa# A); RE (sol I); MI (la A); FA# (si A); SOL (do A);

LA (re I); SI (mi A); DO# (fa# I); RE (sol A); MI (la I); FA# (si A - re A); SOL# (mi I);

LA# (fa# A); SI (sol I); DO# (la A); RE# (si I); MI (do A); FA# (re I); SOL# (mi A);

LA# (fa# I); SI (sol A - re A); DO# (la I - Mi I); RE# (si A - fa# A); MI (sol I); FA# (la A);

SOL# (si I); LA (do A); SI (re I); DO# (mi A); RE# (fa# I); MI (sol A); FA# (la I);

SOL# (si A)

Las notas entre paréntesis acompañadas de las letras A e I, son las cañas que hay que soplar de la Ira o de la Arka, para obtener el armónico antes descritos.

En el pentagrama quedaría reflejado de esta manera:




La última nota real de la Malta es el SI, la caña más pequeña, y la nota que le sigue, el Do, se hace con el armónico tapado del tubo del FA # de la Ira, así que los armónicos anteriores a éste los produce la misma Malta con sus notas naturales ; por ejemplo la misma nota SI de la que hablé antes se puede hacer con el armónico del MI de la Arka, pero como la Malta ya lo da, no hace falta.
Las notas que la escala de los armónicos no producen se hacen de la misma manera que para hacer los medios tonos, es decir tapando la nota medio tono más alta de la que queremos dar. Las notas no producidas por los armónicos de manera natural son las siguientes:


Escala de armónicos de medio tono

Las notas blancas son los armónicos naturales de la Malta, y las notas negras son los armónicos obtenidos del rebajamiento de los que le siguen.



Escala total de la Malta:

Sumando la escala total de los armónicos a escala total de las notas naturales de la Malta, con todos los tonos y semitonos, descubrimos que la Malta tiene en total cinco octavas y media, con un total de 67 notas.
Lo que en un principio parecía un rudimentario y primitivo instrumento de solo 13 cañas, se ha convertido en uno de los instrumentos más completos que conocemos que puede tocar no sólo las notas conocidas, sino además la escala continua, es decir toda la gama del sonido, muy útil para la diferenciación de los bemoles y de los sostenidos.


anterior
 
siguiente

el Siku
principal

atrás

© 2011